A continuación se presentarán paráfrasis del tema “Educación Bancaria” de Paulo Freire tomados de la siguiente bibliografía:

 


 FREIRE, PAULO,  "Pedagogía del Oprimido". Primera Edición (1970), Capítulo II, pp. 77-83.

 

 

 

 

 

Imagen1-copia-7.png

 

 

 

“La narración, cuyo sujeto es el educador, conduce a los educandos a la memorización mecánica del contenido narrado. Más aún, la narración los transforma en “vasijas”, en  recipientes que deben ser “llenados” por el educador. Cuando más vaya llenando los recipientes con su depósitos, tanto mejor educador será. Cuanto más se dejen “llenar” dócilmente, tanto mejor educandos será.”

 

La educación de los educandos no debe verse como un recipiente vacío que se va llenando, pensando erróneamente que en su base no tiene ningún contenido, el niño por naturaleza ya viene con aprendizajes, tomando en cuenta que nadie le enseña a deglutir al recién nacido. Entonces ¿el educando viene siendo un recipiente? Y si no estuviera el educador, ¿yo no tendría ningún aprendizaje?, me pongo a pensar en todos aquellos niños que no han recibido una educación educativa, los cuales resuelven y de mejor manera problemas en la sociedad que se les presentan día con día, cuando muchos de los estudiantes ni siquiera pueden decidir ni solucionar sus problemas por ellos mismos, entonces no están teniendo un aprendizaje significativo.

 


 

“De este modo, la educación se transforma en un acto de depositar en el cual los educandos son los depositarios y el educador quien deposita. En vez de comunicarse, el educador hace comunicados, meras incidencias, reciben pacientemente, memorizan y repiten”

 

Este es el tipo de educación que actualmente estamos recibiendo en las escuelas de México, tanto en públicas como en privadas, se cree que el niño solo está para recibir un “comunicado” como menciona en el párrafo, entendiendo por este dentro del ámbito educativo, que es comunicarle al alumno sin esperar una respuesta de él, no existe un interacción, un intercambio de ideas, solo una repetición y no una reflexión, una crítica y un análisis, como consecuencia de esto están formando a educandos pasivos, sin capacidad de expresión, socialización e integración.


 

 “En la visión “bancaria” de la educación, el “saber”, el conocimiento, es una donación de aquellos que se juzgan sabios a los que juzgan ignorantes. Donación que se basa en una de las manifestaciones instrumentales de la ideología de la opresión.”  

 

Es decir que los alumnos vienen siendo los beneficiados por recibir la ayuda del educador para la obtención de un aprendizaje, que son  inexpertos de conocimientos, y que los maestros son el “dios”, por así decirlo, de la sabiduría, cuando en realidad el sabio, para mí, es aquella persona que duda de los demás que lo creen saber todo, aquella persona que no se queda con dudas, exponiendo sus ideas y pensamientos.

 


“El educador que aliena la ignorancia, se mantiene en posiciones fijas, invariables. Será siempre el que sabe, en tanto los educadores serán siempre los que no saben.”

 

Si el educador es el que sabe y el educando el ignorante, porque tanta incongruencia en el decir y hacer, convirtiendo a los alumnos en objetos educativos y no sujetos participativos, impidiendo los procesos de búsqueda, haciéndolos conformes del aprendizaje que están recibiendo. Es por eso que los educandos deben a empezar a hacer juicios de valor, analizar, reflexionar, a no quedarnos con lo que les dan, sino yendo más allá, para ser así una persona sabía.

 


 “El educador es quien escoge el contenido programático; los educandos, a quienes jamás se escucha, se acomodan a él.”

 

Si se sigue con este tipo de educación no se llegara a ningún lado, con educadores que solo se mantienen inflexibles, que imparten, ordenan y exigen y no precisamente exigen una reflexión, un análisis, sino un respeto, una memorización, un silencio y una admiración, creyendo que con esto se alcanzara un optimo aprendizaje, sin importar las diferencias individuales de cada alumno, sus estilos de aprendizaje, cuando en realidad se necesita de una adecuación curricular para cada uno de los alumnos.

 


“En cuanto más se ejerciten los educandos en el archivo de los depósitos que les son hechos, tanto menos desarrollaran en sí la conciencia crítica de la que resultaría su inserción en el mundo, como transformadores de él. Como sujetos del mismo.”

 

El educador que no fomenta el análisis y la reflexión, no va a provocar que los alumnos lo adquieran. Sin embargo no cae todo el peso en el educador, sino una parte de esta la tiene igual el educando, si el alumno no interioriza esos aprendizajes, y no le da un significado, no podrá integrarse a la sociedad, no será capaz de usarlos en el contexto que se quiera desenvolver y mucho menos transformara el mundo. 

 

 

“En verdad, lo que pretenden los  opresores “es transformar la mentalidad de los oprimidos y no la situación que los oprime”. A fin de lograr una mejor adaptación a la situación que, a la vez, permita una mejor dominación.”

 

Totalmente de acuerdo, de nada va a servir si se cambia la situación que se está dando en la educación, si tanto educadores como educandos no cambian el pensamiento que tienen de este. Es de suma importancia que ambos trabajen juntos para lograr el objetivo al que se quiere llegar y así empezar a transformar lo que es la educación, en aprendizajes significativos. Es decir llegar a la praxis de este, en hablar y actuar de forma congruente, y ser un hombre de sociedad y no un hombre para la sociedad.

 


 

Publicado en: PAULO REGLUS NEVES FREIRE - Comunidad: Psicopedagogía - Por Pa. Mora García
Ver los 1 comentarios - Escribir un comentario
Volver a la página principal
Crear un blog en OverBlog - Contacto - C.G.U - Remuneración por el programa "Gana con tu Blog" - Reportar un abuso - Artículos más comentados